jueves, 26 de julio de 2012

LA SAL DE LA VIDA






UNA ENCANTADORA COMEDIA, CON HUMOR TIERNO, MELANCÓLICO Y BURLÓN
LA SAL DE LA VIDA
LA NUEVA PELÍCULA DE GIANNI DI GREGORIO REVELACIÓN CON “UN FERIADO PARTICULAR”

LA SAL DE LA VIDA dirigido por Gianni Di Gregorio, un caso particular dentro del cine italiano quien debutó en el largo a los 59 años con “Un Feriado Particular”, un verdadero suceso que ganó diversos premios en Venecia, Bratislava y Londres. Con este su segundo largo fue invitado especialmente a varios festivales internacionales. Se proyectó en la sección Horizonte Italiano del Festival de Helsinski (Finlandia). Por su parte integró la Sección Panorama del Festival de Cine Italiano de Villerupt (Francia). También participó en la Sección Focus del Festival de River Run en Winston Salem (Carolina del Norte, EUA). Estuvo en la Sección Horizontes del Festival de Karlovy Vary (República Checa). También estuvo en el apartado Foco en Italia del Festival de Moscú (Rusia). Y en la Sección Berlín Especial del festival homónimo.
Gianni, el perfecto “amo de casa” recién jubilado, tiene demasiadas preocupaciones para perder el tiempo con romances. Vive con su mujer y su hija en un pequeño piso de Roma. Ocupa los días paseando a su perro y al perro de su preciosa vecina, haciendo la compra, recogiendo la ropa en la tintorería y pagando las facturas bajo la supervisión de su mujer, mientras su hija y su novio, un vago sin trabajo que se ha instalado en casa, abusan de él descaradamente. Su anciana madre Valeria, una burguesa con pinta aristocrática, auténtica reliquia de un pasado más glorioso, vive con una bonita chica de compañía en una casa rodeada por un precioso jardín. Desde su torre de marfil, dilapida los menguados recursos de Gianni en partidas de póquer, reparaciones y champán francés. Un día, Alfonso, el mejor amigo de Gianni, le cuenta su más reciente aventura amorosa. Hasta ese momento, Gianni no se había dado cuenta de que los hombres de su edad llevan vidas paralelas. Incluso el viejo Maurizio, vestido con su eterno chándal, tiene una amante mucho más joven que él. Alfonso decide que Gianni también puede disfrutar con las mujeres. Pero a pesar de todos sus esfuerzos, Gianni parece un viejo motor oxidado. Ha conseguido arrancar, pero tardará en adentrarse en el camino del romance.
Para LA SAL DE LA VIDA, Gianni Di Gregorio se rodeó de un equipo que conocía bien, hasta su propia hija participa en la película (Teresa Di Gregorio). Además, se reencontraba con Valeria De Francicis tras “Un Feriado Particular”, que vuelve a encarnar a su madre. El film fue vendido a 13 países; entre ellos, Francia, Alemania, Reino Unido, España, Australia, Estados Unidos, Canadá e Israel.



LA SAL DE LA VIDA


FICHA TÉCNICA
LA SAL DE LA VIDA ("Gianni e le donne", Italia, 2011)
Dirección: GIANNI DI GREGORIO. Producción: ANGELO BARBAGALLO. Producción ejecutiva: GAETANO DANIELE. Guión: GIANNI DI GREGORIO y VALERIO ATTANASIO. Fotografía: GOGÒ BIANCHI. Música: RATCHEV y CARRATELLO. Montaje: MARCO SPOLETINI. Diseño de producción: SUSANNA CASCELLA. Vestuario: SILVIA POLIDORI. Sonido: GIANLUCA COSTAMAGNA, PAOLO AMICI, ALESSANDRO MOLAIOLI. Duración: 90’. Distribuye: GIJEF S.A.
Intérpretes: GIANNI DI GREGORIO (Gianni), VALERIA DE FRANCISCIS (la madre), ALFONSO SANTAGATA (Alfonso), ELISABETTA PICCOLOMINI (la mujer), VALERIA CAVALLI (Valeria), AYLIN PRANDI (Aylin), KRISTINA CEPRAGA (Kristina), MICHELANGELO CIMINALE (Michelangelo), TERESA DI GREGORIO (Teresa), LILIA SILVI (Lilia).



ENTREVISTA A GIANNI DI GREGORIO (1949. Trastevere, Roma, Italia)

¿De dónde nace la idea de LA SAL DE LA VIDA?
La idea se me ocurrió un día en el autobús, un medio de transporte que uso muchísimo. Antes, durante el trayecto, podía pasar que mi mirada se cruzase con la de una mujer. Y de aquí nacían fantasías de todo tipo, que no pasaban de ahí, claro está, pero que me dejaban en cualquier caso sensaciones positivas. Luego todo termina. En un momento dado te das cuenta de haberte hecho invisible.
Pero eso tomado con cierto humor…
La comicidad pasiva del protagonista es la mía. Es mi modo de narrar. No consigo hacerlo con seriedad. Esto posiblemente sea una reacción a la educación severa y formal que he tenido, en una casa de gigantescas cortinas oscuras. De pequeño leía a Leopardi, pero con el paso del tiempo he aprendido a reírme de cualquier cosa y la comicidad se debe a una manera de ser. El sufrimiento me asusta y por ello intento exorcizarlo con un chiste, con una sonrisa.
Una sonrisa cargada de melancolía.
La melancolía es el motor de toda la película. El tiempo pasa, de esto quería hablar.
Y naturalmente está también la relación con las mujeres...
Mi relación con las mujeres es la que se ve en la película: una relación de amor, devoción y sumisión. Es difícil de explicar, quizás por ello he sentido la necesidad de hacer una película y hacer una reflexión más articulada. A esta edad, las mujeres nos ven como un sillón o una lámpara, somos transparentes.
Existen referencias a hechos reales recientes sobre el expresidente de Italia. La relación entre ancianos y jovencitas.
En la película hay claramente elementos actuales, pero todo es espontáneo, casual. No lo he hecho de modo voluntario. Tener que tratar la actualidad me habría puesto nervioso, pero si la película resulta provocadora tampoco me parece mal. Y luego el cine, con frecuencia, termina por estar más cercana a la realidad de lo que uno quería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada