jueves, 26 de julio de 2012

CAUTIVAS DE LA OSCURIDAD






UN THRILLER INQUIETANTE SOBRE LA TRATA DE BLANCAS
CAUTIVAS DE LA OSCURIDAD

PRODUCCION AMERICANA RODADA INTEGRAMENTE EN SALTA


CAUTIVAS DE LA OSCURIDAD dirigido por Marcos Efron, realizador de origen argentino, pero radicado en los Estados Unidos, siendo esta su opera prima. Está es una remake de “De repente, la oscuridad”, una película británica de 1970 llena de suspenso, dirigida por Robert Fuest, en donde la historia es la de dos jóvenes inglesas, Cathy y Jane, quienes viajan por el país galo en bicicleta. Ersta versión está interpretada por dos atractivas jóvenes actrices: Amber Heard, una tejana de 26 años vista en "Tierra fría", "Juegos prohibidos", "Amor por contrato", "Asesino en casa", "Atrapada", "Infierno al volante 3D" y "Diario de un seductor". Y con ella Odette Yustman, californiana de 27 y recordada por "El descanso - El amor no se toma vacaciones", "Transformers", "Cloverfield - Monstruo", "La profecía del no nacido", "¿Otra vez tú? ", y por su rol como Jessica Adams en la serie de TV "Dr. House". El film participó en el 31° Fantasporto - Festival Internacional de Cinema do Porto (Portugal).
Stephanie y Ellie, dos jóvenes amigas estadounidenses, deciden quedarse en un hotelucho en su última noche en un pequeño pueblo al norte de Argentina. Después de una noche de borrachera en el bar local, donde Ellie tiene un encuentro romántico con uno de los pueblerinos, ambas amigas pierden el autobús que las llevaría hacia la ciudad de Posadas, en la provincia de Misiones. Viéndose obligadas a permanecer un día más en aquel pequeño pueblo (en el cual ya han notado misteriosas cosas), ambas amigas discuten y se separan. Cuando esto ocurre, Ellie es secuestrada. En la desesperada búsqueda del paradero de su amiga, Stephanie se une a Michael, un estadounidense que dice estar buscando a alguien que desapareció hace meses (su hija Camila, cuyo rostro está en los carteles alrededor de todo el pueblo). El dúo es asistido por el oficial de policía local, un desagradable hombre llamado Calvo que actúa de forma sospechosa y corrupta.
Marcos Efron nació en Buenos Aires y fue criado en Texas. Trabajó en el ambiente bursátil neoyorquino hasta que decidió cambiar por el camino del audiovisual. Ha hecho muchos anuncios publicitarios para la televisión y videoclips. Su debut en el cortometraje fue con “Common Practice” (2005), que participó en el Festival de Cine de Sundance. Le siguió el corto “Jerry V. Death” (2005) y otro más, “Dannager” (2006). Llegaría su debut en el largo de ficción: CAUTIVAS DE LA OSCURIDAD (2010). Al año siguiente realizó otro corto de características especiales sobre la lucha de una adolescente combatiendo el cáncer: "Don't Let The Day Start Without You" (2011). Su origen porteño sin duda lo inspiró para hacer el corto "Tango in Central Park" (2012). Ahora está en pleno proceso de realizar su más ambicioso proyecto “Music City” (2013). Vive en Los Angeles.


CAUTIVAS DE LA OSCURIDAD

FICHA TÉCNICA
CAUTIVAS DE LA OSCURIDAD
(“And Soon the Darkness” Estados Unidos - Argentina – Francia, 2010)
Dirección: MARCOS EFRON. Producción: CHRIS CLARK, LIZZIE FRIEDMAN, KAREN LAUDER, DEBORAH MARCUS, AMBER HEARD. Producción ejecutiva: FLORA FERNÁNDEZ-MARENGO. Dirección de Producción:  VERÓNICA CURA. Guión: JENNIFER DERWINGSON y MARCOS EFRON. BRIAN CLEMENS y TERRY NATION (guionistas de la versión 1970 "De repente, la oscuridad "). Fotografía: GABRIEL BERISTAIN. Música: TOMANDANDY. Montaje: TODD E. MILLER. Diseño de Producción: MARCELA BAZZANO. Vestuario: MARISA URRUTI. Maquillaje: CAROLINA OCLANDER, MARCELO PADOVANI. Sonido: BRUCE BARRIS, ELLIOTT KORETZ. Efectos Visuales: LINDA DRAKE, KEVIN KUTCHAVER, GLEN DAVID MILLER, ANDY SIMONSON. Duración: 91'. Distribuye: GIJEF S.A.
Intérpretes: ODETTE YUSTMAN (Ellie), AMBER HEARD (Stephanie), KARL URBAN (Michael), GIA MANTEGNA (Camila), ADRIANA BARRAZA (Rosamaría), CÉSAR VIANCO (Calvo), LUIS SABATINI (Luca), MICHEL NOHER (Chucho), JORGE BOOTH (Hernán), DANIEL FIGUEREIDO (Pedro).


ENTREVISTA  MARCOS EFRON

A pesar de que es una versión diferente de la original, ¿había cosas que querían mantener y otras que quería cambiar?
Por supuesto. Lo primero que quería era mantener la pureza de la historia. Un par de chicas en un país extranjero que no conocen el camino y se pierden. No hay extraños, o violencia gratuita o sexo, ni nada de eso. Era la historia limpia, bien contada. La otra cosa que realmente me gustó de la original, que se mantiene en la nueva versión, es la falta de subtítulos. Si usted no habla español, entonces usted va a estar tan perdido como Stephanie, el personaje de Amber. Pensé que era importante, para poner al espectador en sus zapatos.
¿Hay cosas que usted descubrió sobre la Argentina, de vivir y filmar allí, que la gente debe saber, si es que alguna vez tiene la oportunidad de ir?
La Argentina no acaba en Buenos Aires. Claramente, eso es un hecho, pero Buenos Aires es muy cosmopolita, ciudad muy europea. Una vez que estás fuera de Buenos Aires, la comida cambia un poco y el clima ciertamente también. Al llegar hasta donde estábamos filmando, en la provincia del noroeste, es un mundo completamente diferente y es realmente hermoso. Por supuesto, la Patagonia con los glaciares es increíble. Si vas a ir a la Argentina, sin duda hay que pasar un tiempo en Buenos Aires, pero también hay que tratar de explorar por fuera de la ciudad.
¿Qué fue lo que originalmente le hizo decidirse a ser director de cine?
Siempre me ha gustado contar historias, pero he trabajado en Wall Street por un par de años, después de la universidad. Yo no tenía ningún deseo ni siquiera un indicio de que yo sería un director de cine, hasta que me mudé a Los Ángeles. Quería probar algo nuevo en mi vida. No fue hasta que dirigí algunos videos musicales que me picó el bichito. Y luego, al reducirse la industria del video musical, a mediados de 2000, me enfocaba más en la narración y empecé a escribir y hacer cortometrajes. Sólo era un proceso muy orgánico. No me senté un día y y dije: "Bueno, voy a ser director de cine." Rara vez sucede de esa manera. Envidio a los directores que sabían, desde la edad de 10 años, que querían ser director. Ese no era yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada